La casa-árbol del terror XV

El episodio comienza con una parodia de sitcom Primos lejanos (Perfect Strangers, Dale McRaven, 1986-1992), en este caso con el nombre de “Seamos Kodos”, donde los extraterrestres están cocinando a la familia Simpson en un horno: Homer devorándose a sí mismo, Marge y Maggie dentro de una tarta, Bart en una sartén…, terminando con la sintonía de la ochentera serie de TV Los problemas crecen (Growing Pains, Neal Marlens, 1985-1992).

En la primera historia, The Ned Zone, debido a un accidente provocado por Homer, Flanders adquiere el poder de predecir las muertes de todo aquel al que toca —lo que lo convierte en una versión de La zona muerta (The Dead Zone, David Cronenberg, 1983), película basada en la homónima novela de Stephen King de 1979—. En una de sus visiones descubrirá que él asesinará a su vecino Homer, pero al intentar evitarlo empeorará las cosas, ya que descubrirá que Homer destruirá la ciudad con una explosión en la central nuclear. Al final se cumplirán ambas profecías: asesinará a su vecino y la ciudad quedará arrasada, apareciendo ambos y la familia de Homer en un cielo en el que les recibe Dios. Moraleja: no se puede luchar contra el destino.

A continuación, en Four Beheadings and a Funeral (Cuatro decapitados y un funeral) —título que parodia el de la comedia romántica Cuatro bodas y un funeral (Four Weddings and a Funeral, Mike Newell, 1994)— Lisa y Bart cumplirán los papeles de Sherlock Holmes y el Dr. Watson, quienes deberán desenmascarar al «asesino de las patillas». Es el Londres de 1890, y todos los personajes de Springfield cumplen sus papeles como un reflejo de aquel lugar y aquel momento, donde se desarrollaron los crímenes de Jack el Destripador: Moe regenta y fumadero de opio —cuyo nombre, Happiness is a Warm Gun, toma de una canción del grupo The Beatles, y entre cuyos clientes se encuentran el señor Burns, Willy, Cletus y, cómo no, Otto—, entre las meretrices se encuentra una de las hermanas de Marge y la señorita Karapapel, etc. Pero todo parece devenir de la mente de Ralph Biggurn, quien es llevado al fumadero por su padre, pues es la única forma de que este especial niño pueda conciliar el sueño.

Con la última historia, In the Belly of the Boss (En la boca del lobo), mediante un accidente cometido por el profesor Frink durante una reducción, el señor Burns se come a Maggie por error. Como en la película Viaje alucinante (Fantastic Voyage, Richard Fleischer, 1966), la familia se reducirá dentro de una nave para salvar al bebé. Pero una vez dentro y cumplido el objetivo del rescate, Homer deberá sacrificarse para que su familia se salve, ya que el exceso de peso de la nave los mataría a todos. Sin embargo, al volver a su estado natural quedará atrapado dentro de su jefe, bajo su piel como si de un monstruo mutante se tratara, terminando el episodio cantando y bailando ambos el tema I’ve Got You Under My Skin que popularizara Frank Sinatra, al cual se unen los protagonistas de los segmentos anteriores.